lunes, 5 de enero de 2015

LA TARTA GRIEGA DEL PRIMER CUMPLEAÑOS DE MERKEL

Angela Merkel nació un año después de que infinidad de países, entre ellos Grecia, le perdonará a Alemania casi un 63% del total adeudado por la primera y la segunda guerra mundial.



Para devolver el resto, el 27% del total, se estableció que Alemania no podría dedicar más de un 5% de los ingresos por exportación para pagar a los acreedores. También hubo aguinaldo con el Plan Marshall por un total de 8.400 millones de dólares actuales.

Alemania recibió ayuda hasta tal punto que, y así se acordó en 1953 en Londres, en caso de litigio entre Alemania y los acreedores, los tribunales alemanes tendrían potestad para dirimir tan importantes cuestiones.

Merkel todavía no andaba pero su país corría hacia un desarrollo sin parangón. En su casa estaban esperanzados de que algún día, esa niña corpulenta podría disponer de un futuro mejor gracias a la generosidad interesada de muchos países, entre ellos Grecia.

Aquel 27 de julio de 1955, Angela celebró su primer cumpleaños. Si hubo tarta en su casa, una parte de la misma debería agradecérsela a los griegos, a los españoles, a los irlandeses y a todos aquellos que entendieron que sin esa quita, ni habría tarta entonces, ni para el futuro de todos sus descendientes.


Ahora hagan un ejercicio de imaginación en esta noche de Reyes Magos:

1. Eliminen las referencias a las dos guerras mundiales.
2. Sustituyan la palabra Alemania por Grecia, y viceversa, y alemanes por griegos.
3. Cambien Merkel por Anna y Londres por Bruselas.

¿Sería posible o es demasiado para estos tres ancianos de Oriente que bastante tienen con entrar en la Unión Europea sin que tengan que arriesgar sus vidas en las aguas del Mediterráneo?





No hay comentarios:

Publicar un comentario