martes, 16 de diciembre de 2014

EL SORTEO DE NAVIDAD, MI FUTURO Y EL DE LA INFANTA

Infanta Cristina, allá donde se encuentre, ¿y si compramos un décimo de lotería a medias?

Sí, Infanta, a usted que ahora va a necesitar un "empujoncito" en su cuenta corriente para reparar esos casi que 600.000 euros que ha tenido que depositar para que el temporal amaine. A usted que gracias a su mérito y capacidad pudo realizar las prácticas de Relaciones Internacionales en la Unesco y, años más tarde alcanzó tan destacado puesto de responsabilidad en la Fundación "La Caixa"...

A usted le pido que haga otra obra más de estadística-ficción y comparta conmigo un décimo de la lotería de navidad.

Sé que es muy difícil que toque pero, imagínese usted, lo complicado que debe ser equivocarse en un número de una cuenta corriente, en la que deposita casi cien millones de las antiguas pesetas y, probabilidad ínfima mediante, no acierte con el juzgado al que debía ir destinado pero, y aquí está el espíritu navideño, el dinero vaya a otro juzgado.



No haga caso, Infanta, de los que piensen que todo forma parte de una estrategia velada para poner ante la opinión púbica su incapacidad para manejar los asuntos de Nóos. Ya dirán algunos avezados republicanos que si Doña Cristina es incapaz de realizar correctamente un ingreso en una cuenta bancaria, ¿cómo podría estar al corriente de los pagos de innumerables asuntos familiares mediante el desvío de dinero de la consultora de su marido?

No tiene ni pies ni cabeza pensar que usted podía urdir nada porque, a día de hoy, ha demostrado que, en su inocencia más terrenal, se ha equivocado como los demás ciudadanos que realizamos esas mismas operaciones bancarias en nuestro día a día.

Todos nos equivocamos Infanta. Hace poco yo también me equivoqué al poner la matrícula de mi coche en una máquina expendedora de aparcamientos en Madrid. El encargado me pidió que volviera a echar el importe porque el ticket no se correspondía con la matrícula. ¿Lo ve? Somos humanos.

Ni caso, Infanta. Hoy ha demostrado usted estar más cerca del pueblo llano que muchos de los desalmados que creen que conocía cuanto se hacía en su casa-palacio. Repito, no haga caso a esta gente que ve conspiraciones en todos sitios y que lo que pretenden es desprestigiar uno de los pilares más importantes de los últimos años: La Casa Real.

Oídos sordos y, ante todo, no olvide lo del décimo de lotería. 

jueves, 27 de noviembre de 2014

FLORIANO Y EL FUEGO Y MONAGO Y LA VELOCIDAD

Desde hace algunos meses nos preguntábamos algunos extremeños sobre la pulcritud de nuestra autonomía en términos de escándalos sobre corrupción a escala nacional. 

Nuestra comunidad copaba algunas páginas de los diarios nacionales bajo las tonterías recurrentes de uno de nuestros paisanos más desafortunado en materia político-pirotécnicas.

Nuestro sucedáneo de Prometeo es el "mediático" Carlos Floriano.

Tras intentar robar el fuego para poner su calcinada mano sobre el mismo, ha quedado patente, gracias al auto del juez Ruz, que el político extremeño ha perdido dicha mano hace tiempo:


Con su mano sana, hasta el momento, bien podría teclear en Internet "su nombre" y "fuego" para comprobar aquella otra bravuconería donde se le adivina el poco aprecio que tiene por sus manos o la carencia absoluta de un mínimo sentido común:


Tras estas mamarrachadas impropias de la gente de nuestra tierra, otros extremeños desde la lejanía defendían la quietud aparente con que se desarrollaban los asuntos internos pero, y aquí saltó la liebre, apareció Monago, Presidente de la Junta de Extremadura, y sus fluctuantes viajes a Canarias que pusieron sus buenas expectativas electorales en cuarentena. 

Un fuego tan grande necesitaba de una gran estrategia y, esto último, nunca se llegó a producir.


Pensar que a algunos de los que vivimos fuera se nos va a convencer de que los dos millones de euros que se van a recaudar por la venta de la residencia oficial del Presidente de Extremadura es soñar.

¿Qué coño tendrá que ver el tocino con la velocidad?, podría exclamar cualquier extremeño desde la distancia.

Aparentemente nada pero, y aquí se puede profundizar en sus inferencias, la velocidad, como táctica de respuesta en un intento de despistar, puede estar relacionada directamente, no ya con el tocino sino con otras partes más magras como los chorizos.

En este entramado comunicativo se debe destacar que los extremeños nos solemos vanagloriar de tener "el pico" muy fino y saber distinguir un buen jamón de bellota de un jamón "a secas".

Por todo esto es muy probable que en dicho intento de "cortina de humo populista", la gente haya descubierto que el anuncio de venta del palacio ha quedado muy bonito pero que lo que quieren saber es lo de Canarias.


Entre tantos kilómetros que nos separan de nuestra tierra y la ingente cantidad de sandeces que "nos vemos obligados" a escuchar a través de los medios de comunicación solo cabe una última reflexión: 

Independientemente de que se sea partidario de su políticas o no, ¿hay algún paisano o paisana que no sienta vergüenza ajena, y hasta propia, cuando ve como nuestra imagen de pueblo luchador y honesto se ve completamente atropellada por estos personajes de lo público y lo privado?



miércoles, 26 de noviembre de 2014

CUENTO: "MARIANO, LOS LOBOS, EL SEPRONA Y LA CABRA"

"Hace poco tiempo un pastor llamado Mariano se jactaba de oír entre los pastores de su pueblo que el lobo feroz vendría pronto y acabaría con su rebaño.

Mariano, feliz en su inopia, desatendía todas los voces y solo se fiaba de su nefasta intuición. "No os preocupéis por estos lobos que aullan mucho pero poco morderán".

El Seprona, por aquellos entonces, sacó un censo de lobos en el territorio y lo pasó a Mariano y Al resto de pastores. Uno de ellos, el más letrado, cogió su zurrón y nunca más se le vio.




Los días pasaban y los lobos y los agentes del Seprona se multiplicaban de manera inusual. 

Los pastores intentaban convencer a Mariano de que aquella situación se estaba complicando en demasía.

Mariano, pastorcillo poco dotado intelectualmente y vergonzoso hasta tal punto de hablar con sus compañeros una ubre de cabra mediante, para esconder su rostro, exclamó que los lobos jamas llegarían al chozo de los pastores. La intranquilidad era tan manifiesta que Mariano se vio obligado a convocarlos a una reunión para establecer un plan. "Mañana (1) os contaré qué vamos a hacer contra estos lobos que nos acechan y con los del Seprona que tanto nos hostigan".

Ya se sabe que reunión de pastores, oveja muerta y así fue. Una oveja enferma y desvalida apareció despeñada de una roca en la que Mariano solía pasar los días enteros contemplando cuanta ignorancia tenía ante sus ojos. Era la oveja que siempre había protegido.

Los lobos tuvieron comida por unos días y los pastores llegaron a pensar que el peligro se había desvanecido. 

Mariano conocía que el hambre de los lobos regresaría y, para entonces, ya no tendría ovejas que ofertarles. Para no olvidar ningún detalle, llevaba apuntado en su bolsillo el nombre ordenado de los pastores que iría ofreciendo a los insaciables depredadores".


Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia y, a pesar de los intentos, no se ha podido contrastar que el pastor Mariano, antes de despeñar a la oveja dijera, como se cuenta en algunos pueblos: "la mato, la mato la tengo que despeñar".


(1) Mañana es, en sentido figurado y real, 27 de noviembre de 2014.




jueves, 23 de octubre de 2014

WERT NO PUEDE DIMITIR PORQUE NO EXISTE

El ministro Wert es algo así como la gripe aviar, el enigma del avión malayo o las consecuencias actuales de la central nuclear de Fukushima. Ni se habla de él ni tampoco se espera que acapare mucha atención mediática.

Homer Simpson espetó, en una de sus geniales frases que pasará a la Historia por su capacidad de sintetizar la situación política española que nos pisotea, "¡Por favor, no me comáis! Tengo mujer e hijos. ¡Comeros a ellos!


Así está resultando en la realidad. "Comeros a ellos". La mujer y los hijos están siendo sustituidos por compañeros de partido, ministros y ministras (aquí si es conveniente utilizar los dos géneros) y un sin fin de personajes que, por su elenco de despropósitos, han "invisibilizado" al ministro Wert.

Ayer, hoy y mañana están convocadas diferentes manifestaciones contra la LOMCE de Wert. Este bosque no se puede ver gracias al árbol de Acebes, Montoro, Mato y otras especies silvestres que el jardinero Ruz trata de podar del jardín del Partido Popular.

Es de esperar que ya no se enviará algún mensaje de móvil donde se pueda leer: "Ignacio, aguanta, sé fuerte". A Wert no le hace falta ningún mimo de su presidente porque Wert no existe.

Esta desaparición de los responsables públicos de nuestro país se está convirtiendo en una especie de estrategia recurrente donde, para no ser hostigado, lo mejor es no estar, no contestar y, llegado el caso, no existir.





miércoles, 15 de octubre de 2014

LAS TARJETAS BROWN DE CAJA MADRID

Los eufemismos cansan y los colores engañan.


¿Por qué se usa intencionadamente el término "black" para referirse a las tarjetas utilizadas por los consejeros de Caja Madrid?

Se podría suponer que es por la connotación directa de que el "black" es el negro de la opacidad, del oscurantismo y de la ausencia de transparencia. Esto ha cambiado, ya se conoce gran parte del uso y abuso de dichas tarjetas. Poco queda oculto y poco queda de "black".

Ante el cambio de escenario y la necesidad de utilizar un lenguaje más comunicativo, certero y preciso, quizás se debería empezar a hablar de las tarjetas "brown", es decir, las tarjetas marrón.

Marrón del barro en el que todo este asunto parece estar salpicado. Marrón de las aguas turbias que no dejan ver el fondo y resultan ser ganancias de "espabilados" pescadores.

Marrón de mierda que huele a podredumbre,
y al que, en principio, 86 consejeros acudieron,
que por golosos, ya veremos si murieron,
(y el dinero devolvieron)
presos de patas en él...






jueves, 27 de febrero de 2014

LA NUEVA ILÍADA DE HOMER

Termina un nuevo debate sobre el estado de la nación con un clarísimo vencedor: el gobierno.

La victoria no se debe a los argumentos esgrimidos por Rajoy como la derrota no se le atribuye a los representantes de la oposición por sus disertaciones. Es mucho más simple:

El tiempo que falta para las próximas elecciones es menor y, por esas casualidades de la vida (política), los sapos de otros cuentos se tornan princesas.

El partido del gobierno sabe que sus datos han frenado los embistes de la oposición pero, sobre todo, sabe que uno de sus principales talones de Aquiles ya no pertenece al entorno inmediato del partido popular sino al propio Aquiles, más conocido por Luis Bárcenas.

La historia de la "retroconversión de los sapos en princesas" comenzó el pasado viernes, ¡qué casualidad!, último día hábil (antes del debate) para remitir un informe sobre los asuntos propios de Aquiles:



En estos momentos del "fragor monologuista" de los debates contemporáneos, la noticia comienza a circular por las arterias de los medios y las redes sociales.

Todo empieza a tomar cuerpo: Aquiles defraudó muchísimos millones de euros pero, igual que en la guerra en la que se confirmó como héroe, aparece imparable el caballo de Troya: Bárcenas defraudó a título personal.

Esta flecha envenenada va directamente a su talón. Al bancario y al de su credibilidad.

A falta de una nueva Ilíada, la poesía la ponen los medios:






A estas alturas, el partido popular debe frotarse las manos con la virulencia con que la flecha salió del arco del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, el pasado viernes 21 de febrero.

Ahora ya no se habla del debate y el tiempo corre más rápido que el propio Aquiles.

Como el fin de Aquiles en la Ilíada, ahora solo hay tiempo para las disputas sobre la apropiación de la armadura del héroe caído. Habrá luchas internas para hacerse valedor del título de arquero mayor del reino. La estrategia ha resultado certera y nunca más se verá a Luis Bárcenas como un miembro perteneciente a un grupo político sino como un lobo estepario que en sus dominios personales campaba con malas artes y, dada su naturaleza indómita, fue capaz de contagiar al inocente rebaño de corderos. 

¿Qué culpa tienen los corderos de que el lobo adoptara sus hábitos y pasara desapercibido? Ninguna claro, los corderos nunca tienen culpa cuando el lobo no solo es lobo sino feroz, sanguinario, nocturno y despiadado.

Políticamente es una maniobra impresionante.

Ajedrecísticamente se parece a la apertura de Gambito de Rey, en la que se sacrifica material como peones, alfil y caballo para dar mate al contrario.

Cinematográficamente...

En español la llamaron: "Cortina de humo"




lunes, 3 de febrero de 2014

BATACAZO, DESPLOME, TRIUNFO O VICTORIA DEL PP

Los medios de comunicación nos forman, informan y entretienen.
A veces.

Otras, nos "desinforman" pero siguen entreteniéndonos.

¿Qué sucedería si titulase la siguiente imagen "Homer a punto de ganar el combate"?




Pues eso mismo pasa a menudo en nuestra prensa...