sábado, 6 de julio de 2013

HOMER SIMPSON ANALIZA EL CIRCO POLÍTICO

Hechos: Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, está en la cárcel.

"No es que esté muy en desacuerdo,
es que estoy ciego de rabia"

Los estados de ánimo se reparten por barrios:

- Pueblo llano: semicontento:

La gente no pide que devuelva los 38 millones de euros que se llevó a Suiza. ¡Qué va! Aquí somos más humanistas y folclóricos de la cuenta. Pedimos a Luis, a nuestro Curro Jiménez de las estaciones de esquí, algo más terrenal: "que tire de la manta".

- Clase política: por barrios.

PP: Los que están fuera de la manta quieren también que Luisito I (El acaparador) tire con tanta fuerza que les catapulte a ellos a la cúpula del partido. Ejercicio práctico nº 1: Obsérvense las declaraciones o los silencios de Nuñez Feijoó o Alberto Ruíz Gallardón.

PSOE: Desean que tire tan fuerte que se le escape de las manos y caiga sobre los EREs de Andalucía. Este partido va en caída libre y la única manera de que suba, desde el punto de vista de la relatividad, es que el PP caiga más rápido. A ojos de un observador externo, una caída feroz del PP podría hacer que percibiéramos que el PSOE no cae sino que sube.

Otros partidos: Prefieren que no tire de la manta de momento. Mientras solo veamos el bulto de lo que está debajo se podrá señalar a cualquier miembro del PP. La opinión pública y las encuestas siguen actuando como el mar: come terreno día a día sin prisas. Les favorece el suspense.

Wert, el Rey, Ana Mato, Carme Chacón y otros tantos personajes de actualidad prefieren que la manta se destape un poco. Pero solo una puntita para que todo se centre en esa minúscula parte y sus correspondientes traumas sociales (y en algunos casos personales) pasen desapercibidos.

Así de triste es la realidad política nacional. Una manta que hace tanto daño tapando como mostrando aunque, ahora que el exespía cibernético Snowden puede hablar de lo que quiera desde su residencia en el aeropuerto de Moscú, no estaría mal preguntarle sobre si el Big Brother norteamericano sabe algo de mantas, viajes a Eurodisney, entrega de sobres repletos de dinero en bares o devoluciones de yates a granel.