martes, 4 de diciembre de 2012

WERT NO ES TONTO

Hace unos meses publiqué que el ministro de Educación era tonto o muy tonto. No es así.


PREGUNTAS QUE SE HACE TODO EL MUNDO:

1. ¿Por qué se ríe Wert donde quiere que va?

2. ¿Cómo soporta los ataques de todos? (hasta de los suyos)

3. ¿Por qué no dimite?

RESPUESTAS QUE SÓLO WERT Y HOMER SABEN:

1. Se ríe porque sabe la historia completa.
Nosotros vamos conociendo capítulos sueltos. Ejemplo: hace unos meses los propios consejeros de Educación le atacan por el borrador presentado. Wert ríe, da un plazo de reflexión, los llama días antes de la nueva reunión y, de nuevo, a reír, pero con la aprobación de los que entonces se opusieron a su reforma.

2. Soporta todo porque conoce la historia completa.
Es un perfecto... conocedor de su función ministerial y hoy mismo ha dado buena muestra de lo que es estrategia política. Buceen en los diarios y verán como la reforma educativa ha quedado sepultada bajo la lucha del castellano contra otras lenguas cooficiales. ¡Cómo si no existieran más motivos, además de éste del modelo lingüístico, para reconsiderar esta reforma!
¿Les recuerda a algo la película Cortina de Humo?

3. Porque existe otra figura política que es previa al final de la historia: remodelación de gobierno.

Es muy probable que el año próximo, una vez la reforma esté "niquelada", el ministro peor valorado será sustituido por una nueva cara y él habrá cumplido su objetivo.


Entonces, ¿cuál es el final de la historia que sólo Wert conoce?
Para ver el final de la historia, también hace meses vimos otros ejemplos parecidos en este mismo blog.